ALI

Libro

Libro
Libro y ebook para aprender y mejorar la conducción de tu moto en rodadas y tandas de circuito, normas para rodar y consejos practicos.Pincha en titulo

martes, 10 de febrero de 2015

Historia de una moto OSSA 250 TE (II), Mi parte mas racing

Como os contaba mi dueño me había dejado a su hermana, el tenia su moto y empezó a competir en velocidad, como su hermana empezó a dejar de usarme, mi dueño volvió conmigo. Al principio no sabia que iba a pasar, pero pronto nos fuimos a un campo de futbol y nos pusimos a derrapar como locos, mi dueño no me lo había dicho,  tenia pensado usarme para entrenar haciendo Dirt Track. QUE PASADA. Nunca había derrapado tanto, era súper divertido, y que tumbadas, mas que en la carretera, que ya eran buenas, mi dueño y yo disfrutábamos como niños. Volvía a la carga 

 Pasados un tiempo,  mi dueño cambio de moto y se compro una de carreras, volvía a estar al pie de cañon.
 A TOPE, volvía a la carretera.
 Mi dueño se compro un coche para trabajar y entonces su mujer empezó a usarme para ir al trabajo, poco a poco me fueron usando menos, la economía no daba para mas y los años empezaron a hacer mella en mi, parecía que poco a poco estaba llegando a mi fin, pasaron unos años así
Mi dueño se compro una nueva moto, una trail, yo pensaba ya lo peor , la verdad es que hasta ese momento había tenido una vida muy intensa  y cumplido con creces todas las espectatívas que tenia, o incluso mucho mas, las dudas que tenia eran donde iba a terminar, sabía que era muy querida y que no  quería desprenderse de mi, pero mantener una moto antigua era complicado
 Pero las vida da muchas vueltas, aprovechado una lesión mi dueño decidió restaurarme GUAUUU QUE PASADA.
Poco a poco iba viendo como me cambiaba y arreglaba piezas, rejuvenecía día a día, sabia que me iba a dedicar en exclusiva al Dirt Track, pero estaba súper feliz, todavía me quedaba mucha vida y muchas alegrías que darle a mis dueño, cuando termino tenia este aspecto. ME VEÍA PRECIOSA

 Mi dueño corría en esos tiempos supermotard y me usaba para entrenar en invierno, cuando el asfalto estaba frío, íbamos casi todos los fines de semana con amigos y lo pasábamos genial, me volvía a sentir viva...

 Los sobrinos de mi dueño y muchos amigos aprendieron a ir en moto o a derrapar. Todo un honor para mi poder seguir dando alegrías y que al menos algunas motos de mi marca todavía estuvieran en activo

 Pero todavía había mas, lo que nunca había pensado yo y creo que ni mis creadores, mi dueño me iba a llevar a competir en una carrera, no cabía en mi, de ser una moto utilitaria y con unos cuantos años, por no decir muchos años encima, me convertía de repente en una moto de COMPETICIÓN, una moto de CARRERAS.
Imaginaros mi alegría, que pasada, me iba a poner en parrilla con motos muchísimo mas modernas y mas potentes, sabíamos que no podíamos ganarles, pero la filosofía de mi dueño era divertirse y para eso estaba preparada y tenía un montón de experiencia ;)
Recuerdo como si fuera ayer cuando me subió al remolque y nos fuimos a mi primera carrera, estaba muy nerviosa y a la vez muy contenta, era mi primera vez y quería quedar bien delante del publico, la tranquilidad de mi dueño, que ya tenia muchas carreras encima, por lo menos me daba seguridad en mi misma.


 Llegue sin ningún complejo y sabiendo donde estaba, estaba como hinchada, la gente no paraba de mirarme  y de hacer buenos comentarios, solo cabía dar espectáculo y LO DIMOS....



Fuimos a unas cuantas carreras y seguimos entrenando. Una caña lo que me había deparado el destino
Paso el tiempo y tuve una avería, durante al reparación se perdió una tapa del carter y mi dueño tuvo una lesión en la rodilla, lo que me dejo aparcada, estaba pensando en que pronto mi dueño me repararía, pero pasaba el tiempo y no pasaba nada, estaba muy triste pensaba que ya había llegado mi hora, mi retiro,  el tiempo seguí deteriorándome debajo de una lona y no tenía esperanzas de volver a rugir, me consolaba pensando que no todas las motos o muy pocas habían podido disfrutar tanto y dar tantas satisfacciones así que por esa parte me sentía contenta en mi letargo.
 Un día, cuando ya no esperaba nada, volví a ver a mi dueño, había quitado la lona que me tapaba y vi una sonrisa en su cara junto con un brillo en los ojos, cuantos recuerdos surgieron de momento, creo que hasta se me derramo una gota de aceite. No sabia por que me había destapado, quizá para llevarme a mi retiro definitivo, no tenía esperanzas, pero esa cara me recordaba los buenos tiempos en los que disfrutamos juntos y en ese momento fui feliz otra vez
Me apoyo contra una pared me saco una foto y me dijo: "te voy a restaurar, vamos a volver a hacer dirt track"


 No me lo podía creer, que alegría, me volvía a poner en marcha para seguir haciendo dirt track, después de 32 años todavía me quería y seguro que me dará mucha guerra y me dejara a sus amigos para que disfruten y aprendan a derrapar, es lo que me gusta. Todavía no me ha terminado, pero mirar como me esta dejando, parezco nueva. le he pedido que cuando me termine, ponga la foto para que me veáis lo guapa que estoy


Que ganas tengo de que me termine y empecemos a rodar de nuevo, seguro que os va contando mis aventuras en este blogs y en las redes sociales 
Así que pronto nos veremos derrapando GAASSSSS
HASTA PRONTO
Historias relacioenadas: Historia de una moto OSSA 250 TE
Texto: OSSA 250 TE

Publicar un comentario